Nos alejamos un poco de las series de nicho para traerles esta entrega de superproducción de la plataforma Netflix, Narcos: Mexico. Esta saga es la que prometió ser un éxito desde el estreno del primer capítulo de Narcos: Colombia, que cuenta la historia de Pablo Emilio Escobar Gaviria desde sus inicios hasta su final como el jefe del Cartel de Medellín. En aquella entrega, Wagner Moura (actor brasileño, lo hemos visto en Tropa de Elite), interpreta a Escobar de manera brillante pese a sus limitaciones con el idioma español, dificultad que ayudó a desarrollar la lenta y pausada cadencia con la que Don Pablo hablaba.

Volvemos a Mexico. Narcos Mexico deja en claro desde el minuto uno que la red de narcotráfico en Latinoamérica no tiene ni tendrá fin, ni para la región, ni para el resto del mundo. La historia comienza en Sinaloa, cuando Miguel Angel Felix Gallardo (un policía retirado interpretado en forma brillante por Diego Luna), decide comenzar a formar parte del negocio del tráfico de mota de México hacia USA. De la mano del campesino Rafael Caro Quintero (Tenoch Huerta) y del consejero Don Neto, interpretado por Joaquín Cosio, inician la escalada que los llevará más lejos de lo que imaginan, a la cima de la organización jamás vista en ese país.

La contra-cara? Mike Peñaquien le pone el cuerpo a Kiki Camarena, agente de aquella “proto-DEA”, sección Guadalajara. Kiki llega desde Fresno, y se sumó a esa primera camada de policías que decidieron enfrentar a la burocracia local que ya comenzaba a tomar el color de un estado narco. La perplejidad de Kiki al llegar a Guadalajara y observar la pasividad y burocracia (y entrega) de sus propios compañeros al  sistema mexicano, lo lleva a empujarlos a tomar acción en el medio de una sociedad tomada por la pobreza y dominada por la corrupción del gobierno de turno.

La trama compleja y real que plantea la serie deja bien en claro como en un país cuya realidad no deja opción, la conciencia de las personas comienza a transformarse, se pierden los códigos y se rompen lealtades (familiares y amistosas), dejándose llevar por la codicia y el poder.

Nuevamente la música se suma como un protagonista mas de la serie, de la mano del argentino Gustavo Santaolalla en el soundtrack original y música pop y funk de los ochentas (Toots & The Maytals, Traffic Sound, Dan Hartman, entre otros).

Origen: USA (2018)

Creadores / autores: Carlo Bernard, Chris Brancato y Doug Miro.

Música: Kevin Kiner y Gustavo Santaolalla.

Disponible en Netflix.